Los inversores le permiten crear una red de suministro para alimentar equipos domésticos de 220V de corriente alterna (AC) con baterías con potencias nominales de 12V, 24V o 48V de corriente continua.